Procesaron al docente que apuntó con un arma a un alumno en Rosario


Infobae
La Justicia de Rosario procesó por portación de arma y amenazas calificadas por el uso de arma de fuego a Gabriel Masseto. Un estudiante había denunciado que el profesor lo amenazó con un revólver porque estaba escuchando música con un teléfono celular

El docente rosarino acusado de amenazar a uno de sus alumnos con un revólver fue procesado por portación de arma y amenazas calificadas por el uso de arma de fuego.

Se trata de Gabriel Masseto, docente de la Escuela Técnica 468 Luis Laporte de Rosario, quien hace un año fue denunciado por un alumno de amenazarlo con un arma en plena clase.

Masetto, que tras el hecho admitió que mostró “la culata del arma” y reveló que quiso suicidarse, insistió en su inocencia.

“Considero que mi cliente no amenazó al alumno como él dice”, afirmó el abogado de Masetto, Walter Calenta. “Hablan de una amenaza pero no hay coincidencia entre ellos en la manera en que supuestamente tomó el arma”, continuó.

El hecho sucedió el 31 de mayo del año pasado, cuando según Juan Carlos, alumno de los cursos nocturnos que dicta el establecimiento, Masetto ingresó al salón de clases y lo amenazó con un arma porque estaba escuchando música en un teléfono celular.

Anuncios

¡No se salva nadie! Le roban 80 lucas a empleada de la gobernación bonaerense


Crónica

La casa de la trabajadora, que se encuentra en La Plata, fue asaltada por delincuentes que se llevaron unos $4.000 y 20.000 dólares que la mujer tenía escondido dentro de su habitación.

El episodio se produjo durante la tarde del lunes en una casa ubicada en la calle 59, entre 138 y 139, en La Plata, donde vive junto a su familia Juana Mikitiuk (59), una empleada estatal que trabaja en la gobernación de la provincia.

Fuentes policiales y de la gobernación aseguraron que la víctima contó que el robo se produjo en momentos en que la casa estaba vacía y que descubrió el hecho cuando llegó a las 21.30 y observó que la puerta trasera de la vivienda había sido violentada.

Según los investigadores, los delincuentes ingresaron a la casa tras romper la cerradura de la puerta trasera y se dirigieron directamente hacia el dormitorio de la mujer, donde escondía el dinero.

“La habitación fue el único ambiente que revolvieron los delincuentes. El resto de la casa quedó casi intacta”, dijo un jefe policial que participa de la pesquisa.

La sospecha de los investigadores es que quienes ingresaron a la casa contaban con algún dato preciso acerca del dinero que guardaba la mujer en su dormitorio.

“Y además sabían que la casa estaba vacía y que su dueña recién regresaba por la noche, por lo que tuvieron tiempo de buscar el dinero tranquilos”, agregó.

Por otra parte, el mismo jefe policial aseguró ninguno de los vecinos observó nada extraño y ni siquiera se escuchó ladrar a alguno de los siete perros que tiene Mikituik en su casa.

El hecho es investigado por personal de la comisaría 3a.de La Plata y por un fiscal de autores ignorados de la capital provincial.

Télam

Murió el subcomisario baleado en Burzaco


Crónica

Héctor López había recibido un impacto al querer evitar un robo en su vivienda. Agonizó desde el 12 de mayo en una clínica de Adrogué, donde dejó de existir. Por el caso hay 2 detenidos.

Un subcomisario de la policía bonaerense que hace 19 días fue herido de dos balazos cuando quiso evitar un robo a su casa de Burzaco murió hoy en una clínica de Adrogué, donde estaba internado.

Fuentes policiales informaron que el subcomisario Héctor Carmelo López (44) murió esta mañana en la clínica IMA, donde se hallaba internado desde el 12 de este mes, cuando fue herido a balazos al resistir un robo en su casa situada en La Querencia al 2200, de Burzaco, hecho por el cual hay dos detenidos.

Los restos del subcomisario serán velados a partir de las 16 de hoy en la casa funeraria “Los Vascos”, ubicada en la calle Colón 1014, de Burzaco.

López estuvo varios días en terapia intensiva, en coma, y uno de los dos balazos que recibió a la altura de la cintura le cortó una arteria.

Como además era un paciente diabético, debieron amputarle una de sus piernas y ayer su cuadro de salud se complicó y falleció.

El subcomisario López era el segundo jefe de la comisaría 8va. de Tres de Febrero, con asiento en la localidad de José Ingenieros, estaba casado y era padre de tres hijos.

El hecho que lo tuvo como víctima ocurrió el 12 de mayo pasado durante un asalto en la casa del oficial, ubicada en La Querencia al 2200 de Burzaco.

El episodio se inició cuando la hija del subcomisario estaba a punto de ingresar a la casa y fue sorprendida por dos delincuentes armados que la amenazaron y la obligaron a entrar, mientras que otros dos delincuentes esperaban a bordo de un Volkswagen Fox robado.

Una vez adentro, los ladrones se dirigieron a una de las habitaciones y sorprendieron al subcomisario y a su esposa, a quienes también amenazaron.

Según las fuentes, los asaltantes se dieron cuenta de que López era policía y uno de los delincuentes le disparó en el abdomen, por lo que cayó malherido al piso.

Los delincuentes decidieron escapar sin robar dinero ni elementos de valor, aunque se llevaron el arma reglamentaria del subcomisario.

Por el caso, el pasado 18 de mayo, la policía detuvo a tres sospechosos, entre ellos uno apodado Tapita, que está sindicado como el autor material del ahora homicidio del subcomisario.

Tapita y otro de los detenidos ya cuentan con un reconocimiento positivo y las fuentes revelaron que aún resta detener a un cuarto sospechoso que está prófugo.

Le parten la cabeza de un garrotazo para robarle


Crónica

Un marginal que ingresó a un local de alquiler de vajillas supuestamente para arreglar un termotanque, le pegó en la cabeza con un elemento contundente y robó dinero, en Trelew.

Un delincuente perpetró un violento y sangriento robo en un establecimiento comercial del barrio Democracia Argentina de Trelew durante el cual le asestó un garrotazo en la cabeza al dueño del local, quien sufrió lesiones de carácter grave.

El hecho aconteció en el negocio de servicio de lunch y de alquiler de vajillas “Artiles”, en momentos en que estaba siendo atendido al público por su propietario, Fortunato Artiles, de 71 años de edad.

En esas circunstancias golpearon a su puerta y al salir a atender se encontró con un joven que le dijo: “Vengo a arreglar el termotanque”. El visitante había pasado días antes por el citado local ofreciéndose para realizar reparaciones de equipos domiciliarios.

De acuerdo a lo que publica el diario Jornada, confiado, Artiles lo hizo pasar y cuando llegaban a la dependencia donde está el termotanque, el supuesto técnico le pegó con un elemento contundente un violento golpe en la cabeza, lo que hizo que la víctima perdiera el conocimiento.

El delincuente revisó los bolsillos del negociante y lo despojó de una suma aproximada a los 2.000 pesos tras lo cual salió corriendo del lugar.

La huida fue observada por unos albañiles que trabajan en una obra en construcción aledaña al local robado y que además observaron salir enseguida a Artiles totalmente ensangrentado exclamando: “Me golpeó y me robó”.

Por ese motivo los trabajadores llamaron a la Seccional 3ª, cuyo personal se constituyó en el lugar y se encargó de que Artiles fuera trasladado en ambulancia hasta el Hospital Zonal Dr. Adolfo Margara, donde se constató que había sufrido lesiones de carácter grave ya que presentaba un profundo corte en el cuero cabelludo.

Las pesquisas llevadas a cabo por los efectivos de la Tercera posibilitaron identificar al autor del salvaje robo, quien se domiciliaría en el barrio Santa Mónica

Impidió el secuestro de su hijo y lo "fusilaron"


Crónica

Edición impresa. El tremendo caso sucedió en Morón, donde un remisero luchó con dos sujetos que pretendían llevarse raptado al joven, tras asaltarlo frente a la vivienda familiar. La víctima recibió heridas de bala y permanece internada, según Diario Crónica.

Por Fernando Vázquez y Jorge Torres Fariña

Un valiente remisero, de 50 años, fue herido gravemente de bala al impedir el secuestro de su hijo, quien era mantenido reducido por dos delincuentes frente a la vivienda familiar.

Este dramático suceso se registró en pleno centro de la localidad bonaerense de Morón y los hampones lograron fugar.

El hecho se produjo a las 21.30 del domingo pasado, cuando la víctima, identificada como Claudio Cerini, se hallaba en su finca, situada en French al 200, a sólo dos cuadras de las vías del Ferrocarril Sarmiento.

En la vereda de la casa estaba Fernando, uno de los hijos de Claudio, quien dialogaba con dos amigos. “Aparecieron de repente dos individuos armados, que nos robaron los celulares y las billeteras”, narró Fernando en diálogo con “Crónica”. Pero de manera imprevista los forajidos decidieron llevarse raptado al joven, presuntamente con la intención de reclamar dinero por su libertad.

Acto seguido, los sujetos quisieron introducir al muchacho en un Peugeot 206 gris, perteneciente a uno de los amigos de Fernando, pero la puerta del rodado estaba semitrabada. “Mi hermana, que estaba dentro de la casa,vio lo que sucedía y le avisó urgentemente a mi papá”, indicó el consternado joven. De inmediato, el remisero decidió salir de la finca para socorrer a su hijo y evitar que lo raptaran.

El hombre, desesperado, comenzó a forcejear con los captores, quienes al comprobar la resistencia de Cerini resolvieron fugarse, oportunidad en la que uno de ellos empezó a efectuar disparos. Cerini, de 50 años, cayó ensangrentado frente a su familia, tras recibir dos certeros impactos de bala, uno de ellos en la espalda, a la altura del homóplato derecho, y el otro en el pie izquierdo.

Fernando y sus amigos lanzaron piedras contra los hampones, quienes finalmente huyeron a la carrera. “Los delincuentes hicieron al menos 6 disparos y llegaron a balear el frente de nuestra casa”, manifestó el hijo del remisero.

Dos de los proyectiles, que iban dirigidos al hijo del chofer, impactaron en las paredes del inmueble. Anoche, el trabajador permanecía internado en una clínica privada ubicada en Constituyentes al 1000 de Morón. En tanto, los efectivos policiales destinados en la comisaría 1ª, con apoyo del personal de la Dirección Departamental de Investigaciones de Morón, realizaron en la víspera varias diligencias para arrestar a los delincuentes.

Una de las hipótesis que manejan las autoridades sostiene que los responsables del terrible hecho podrían estar escondidos en el tristemente célebre barrio Carlos Gardel de El Palomar.

Intervino en la causa el doctor Javier Ghezzi, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 1 del departamento judicial de Morón. Cerini se desempeña como chofer de una agencia de remises denominada El Rocío, que se encuentra instalada a escasos 20 metros de su domicilio.

Uno de los compañeros de trabajo de la víctima dijo anoche que “Claudio es un kamikaze, porque no tuvo miedo en arrojarse sobre los delincuentes”.

Pibe de 18 años muere de un balazo en la cabeza


Crónica

El cuerpo sin vida de un adolescente fue hallado en el partido bonaerense de Merlo. Por el crimen fueron detenidos cinco sospechosos, uno de ellos herido de bala. Creen que el móvil del homicidio fue una pelea entre la víctima y un grupo de jóvenes.

Un adolescente de 18 años fue encontrado asesinado de un tiro en la cabeza en el partido bonaerense de Merlo y por el crimen fueron detenidos cinco sospechosos, uno de ellos herido de bala, informaron fuentes policiales.

Los investigadores creen que el móvil del homicidio fue una pelea entre la víctima y un grupo de jóvenes, todos asistentes a una misma fiesta.

Fuentes policiales informaron que todo comenzó el domingo, cuando un chico de 18 años fue encontrado muerto en ruta 200 y calle Orcada, en la localidad de Mariano Acosta, de Merlo, en el oeste del conurbano.

Los médicos de policías constataron luego que el muchacho había sido asesinado de un balazo en la cabeza poco antes del hallazgo del cadáver, dijeron los informantes.

Según las fuentes, el personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Morón comenzó con las averiguaciones de rigor y estableció que la víctima había concurrido durante la noche a una fiesta celebrada en la zona y en la que había tenido una pelea con unos jóvenes.

Tras esa primera disputa, el adolescente se retiró a su casa y regresó con un arma de fuego a la fiesta, momento en que se enfrentó a tiros con los muchachos con los que había discutido.

Las fuentes señalaron que a raíz de esa nueva pelea, el chico recibió el tiro en la cabeza que finalmente le provocó la muerte.

En tanto, a partir de las averiguaciones efectuadas, el personal de la DDI Morón apresó horas después a cinco sospechosos del crimen, uno de ellos un muchacho de 21 años sindicado como el autor material del homicidio.
De acuerdo a los voceros, este acusado presentaba una herida de bala en la pierna izquierda, al parecer, producto del enfrentamiento con la víctima.

Mientras que los otros cuatro apresados están imputados de haber participado de la pelea con el adolescente asesinado, agregaron los informantes.

El homicidio es investigado por el personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Morón

De no creer: fueron de la AFIP y los recibieron con escopetazos

Crónica

Un grupo de inspectores se presentaron en un campo de Santiago del Estero, cuando inesperadamente comenzaron a dispararles sin piedad. Tras el hecho, más de 200 peones fueron liberados aunque sin cobrar lo que se les había prometido,informó Diario Bae.

Once inspectores de las delegaciones del Ministerio de Trabajo y de la AFIP en Santiago del Estero fueron expulsados por la fuerza de un campo de 9.000 hectáreas.

Los funcionarios fueron amenazados por un grupo de guardias armados con escopetas, cuando realizaban un operativo de fiscalización de 200 peones rurales que trabajaban en condiciones infrahumanas.

La inspección se llevó adelante luego de que uno de los obreros denunciara infructuosamente el caso ante el gremio rural UATRE, que se negó a iniciar acciones contra los acusados de violación de los derechos laborales y trata de personas.

Luego de la frustrada inspección, el 17 de mayo, la delegación santiagueña del Ministerio de Trabajo inició una causa penal ante la justicia federal para regresar con la policía. Pero los contratistas cortaron inmediatamente el suministro de agua y alimentos a los peones, y los “liberaron” sin abonarles lo acordado previamente, para borrar la evidencia de los delitos.

Los primeros convocados para las obras de desmonte llegaron a fines de abril a la finca “Las Corzuelas”, ubicada en la localidad de Tintina, unos 200 kilómetros al nordeste de la capital santiagueña. Venían de Nueva Esperanza, Añatuya, Cardón Esquina y Brea Pozo, todos pueblos de la frontera interprovincial entre Santiago y Chaco.

Desde la cartera laboral se sostiene la teoría de que la propuesta de contratación que les habían ofrecido a los peones era por un período prolongado, debido a que algunos de ellos se trasladaron junto con sus familias enteras, ya que en el grupo había mujeres, niños, adolescentes menores de 18 años y dos bebés.

En la denuncia penal se deja constancia que los inspectores fueron detenidos ante su intención de relevar a los empleados en el campo y que en la hacienda se visualizó un número importante de personas en actitud de trabajo en relación de dependencia.

El caso tiene aristas de ilegalidad por donde se lo mire. Se producían la taladura de quebrachos añosos incluso con topadoras con cadenas para derribar los ejemplares más antiguos, práctica penada explícitamente por la Ley de Bosques.

En tanto, el trato hacia el personal era abusivo: les cobraban por el alimento que les entregaban el doble de lo que valía en cualquier almacén y les vendían (con sobreprecio) herramientas necesarias para el trabajo, como hachas.

El agua se les proveía en tachos y no era apta para consumo por su sabor salado. Se les entregó un plástico negro para que hicieran su “vivienda”, pero luego se los prohibieron para que no perdieran tiempo. Por eso, sufrieron intensos fríos durmiendo en el suelo.

A nivel penal, el caso es más grave que otros debido a que los empleados no podían abandonar el sitio si no era en los camiones que los habían llevado, y para llegar a la ruta provincial más cercana hay que atravesar 20 kilómetros de monte, algo prácticamente imposible si se quiere hacer con bebés y niños a cuestas.