Menor baleó a una médica para robarle la cartera en una agencia de loterías

Hoy de La Plata

La víctima, de 56 años, había ido a pagar facturas al Bapro Pagos que funciona en el local de 13 casi 532. Y habría forcejeado con el ladrón, de unos 12 años. Resultó con heridas en las piernas

Una médica de 56 años fue a saldar sus cuentas a un Bapro Pagos de un comercio de su barrio y terminó con un tiro en cada pierna, después de que se resistiera a que un jovencito que no tendría ni siquiera 15 años le quitara la cartera con el dinero.
La víctima permanecía anoche internada en una clínica de la ciudad, mientras se evaluaba someterla a una cirugía para extraerle el proyectil que quedó alojado en una de sus rodillas. En cuanto al agresor, escapó y se mantiene prófugo, pero los investigadores aseguran tener “buenas pistas” para detenerlo. Teniendo en cuenta lo que contaron los testigos, sería inimputable por
su edad.
Todavía no eran las 18 y varios clientes esperaban su turno para ser atendidas en la agencia de loterías “Palito”, ubicada en 13 casi 532, donde también funciona un Bapro Pagos. Entre esas personas estaba la doctora Alicia Dicciaco, de 56 años.
“Ella estaba en la puerta”, detalló Liliana (49), la esposa del dueño del comercio, quien se encontraba en el local al momento del hecho, aunque aclaró no haber visto la violenta secuencia.
Fuentes policiales detallaron que, para ahorrar tiempo, la profesional abrió la cartera a fin de sacar el dinero y acomodarlo con las facturas, sin advertir -ni imaginar- que el pibe que se acercaba por la vereda iba a hacer lo que hizo. “Testigos contaron que pasó en bicicleta, vio a la víctima y volvió”, relató un investigador a Trama Urbana. Antes de que Dicciaco cayera en la cuenta del peligro, el joven desenfundó una pistola con la que encañonó a la mujer para obligarla a entregar el efectivo, que rondaba los 1.000 pesos.
Una versión indicaba que el ladrón apuntó a la cabeza de la médica y que ésta intentó apartarle el brazo, mientras que otra daba cuenta de que el forcejeo previo al disparo se produjo cuando el adolescente intentó arrebatarle de un tirón la cartera y ella quiso impedirlo.
Lo concreto es que se escuchó una detonación y el grito de la mujer, un segundo después de que el proyectil le rozara una pierna y terminara atravesándole la otra.
Para entender la gravedad de esta historia hay que tener en cuenta la hora en la que pasó y el escenario, no sólo por la ubicación del local, sino por la cantidad de personas que había allí y caminando por los alrededores. Tampoco hay que pasar por alto la edad que tendría el responsable: los testigos calcularon que “no superaba los 12 años”.
Inmediatamente después de la detonación y de arrebatarle el dinero, el ladroncito escapó, al parecer, corriendo. ¿Y la bicicleta? Los investigadores no dieron precisiones sobre eso, como también se negaron a suministrar datos que seguramente detallarán con holgura una vez que identifiquen y atrapen al responsable, en caso de que suceda.
Los encargados de la agencia de loterías y el resto de los clientes asistieron a la víctima, al tiempo que varios llamaban desesperadamente al 911. Minutos más tarde llegaron los patrulleros de la comisaría Sexta de Tolosa, con jurisdicción en el lugar del hecho. Esa seccional depende de la Jefatura Distrital City Bell, bajo cuya órbita también está la Decimotercera, zona donde horas después una banda redujo a una familia (ver página 4).
Una ambulancia trasladó a Dicciaco hasta el Hospital Español, donde los médicos analizaban la
conveniencia de intervenirla hoy quirúrgicamente, para retirar el proyectil que le perforó una rodilla, aseguró el marido de la profesional.
La fiscal Ana Medina dispuso que la Policía Científica realizara los peritajes de rutina, para lo cual se perimetró la escena. El hecho quedó caratulado como “lesiones en ocasión de robo”.
El delito, según los vecinos: “El barrio está muy malo”


Los pocos voceros policiales que accedieron a suministrar algunos datos sobre el brutal asalto en la agencia de loterías de avenida 13 aclararon que el ladrón nunca pidió el dinero de la recaudación ni trató de arrebatarles las pertenencias a otros clientes. “Fue directo a esta mujer porque aparentemente vio que tenía dinero”, dijo un pesquisa. Una vecina de la cuadra que se presentó como “amiga de los dueños (del comercio)” destacó que, en materia de inseguridad, “el barrio está muy malo”.
Mientras los peritos de Científica hacían su trabajo (en la escena encontraron una vaina servida), los policías entrevistaban a los testigos y buscaban cámaras de seguridad. Todo parecería indicar que el adolescente escapó en dirección a La Favela y que no contó con el apoyo de nadie más.
Por suerte, la víctima está fuera de peligro, aunque “pudo ser mucho peor”, confirmó un testigo. ¿El joven disparó adrede o se le escapó? A esta altura, poco importa. El arma estaba lista para hacerlo y sucedió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s