"Argentina es el país que más armamento destruyó"


La Capital de Mar del Plata
El ministro Julio Alak precisó que ya se sacaron de circulación 149.736 armas. “Esta marca nos pone a la vanguardia del desarme civil en el mundo”, destacó.

BUENOS AIRES.- El ministro de Justicia nacional, Julio Alak, supervisó hoy un procedimiento en el que más de 16 mil armas fueron trituradas y fundidas en una planta siderúrgica de Campaña, para promover el desarme de la sociedad civil.

Según Alak, Argentina es el país que “más armas destruyó en todo el mundo” y precisó que “con el procedimiento de hoy, alcanzamos la cifra de 149.736 armas sacadas definitivamente de circulación”.

El ministro, que estuvo acompañado por su colega bonaerense Ricardo Casal, afirmó que “esta marca nos pone a la vanguardia del desarme civil en el mundo y convierte a la Argentina en el país que más armas ha destruido en todo el planeta”.

“El procedimiento utilizado para la destrucción consiste en la trituración de las piezas y posteriormente su fundición, mediante la utilización de un horno de alta temperatura”, indicó Justicia, que destacó que “el material resultante es donado a la Fundación del hospital de Pediatría Juan Garrahan”.

Con la destrucción de este lote de armas, obtenidas en la segunda fase del Programa Nacional de Entrega Voluntaria y a partir de la liberación de armas que estaban en poder de la Justicia provincial, ya son casi 150 mil los dispositivos que se han sacado definitivamente de circulación en el marco del Plan Nacional de Desarme Civil.

Alak insistió además en que el programa es “prioritario para el Estado nacional porque representa una herramienta clave para reducir los niveles de violencia de la sociedad” y enfatizó sobre la importancia de todas las instancias que conforman el Plan Nacional de Desarme.

En ese sentido, el funcionario explicó que “la ausencia de armas en los hogares evita que conflictos interpersonales, que son el marco del 65 por ciento de los homicidios dolosos en la Argentina, terminen en muertes absurdas, absolutamente previsibles”.

Las armas se recibieron en puestos móviles que se ubicaron en distintos puntos del país y, según se informó, entre el próximo lunes y el viernes 18 funcionará un centro de recepción en la ciudad de Bahía Blanca y la siguiente semana en Formosa.

Por la entrega de revólveres y pistolas se retribuye entre 200 a 600 pesos, por una escopeta entre 200 y 400 pesos, en el caso de las carabinas y fusiles se otorga entre 200 y 600 pesos, por pistolones 200 pesos y para los cartuchos de municiones se brindan 10 centavos cada uno.

En el procedimiento también participaron el titular del RENAR, Andrés Meiszner; el diputado provincial Jorge Varela, en representación de la intendenta de Campana, Stella Maris Giroldi; el jefe comunal de San Miguel, Joaquín de la Torre; Alfredo Marcenac, de la Red Argentina por el Desarme, y representantes de la Asociación de Iglesias Evangélicas de la República Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s