Sorprenden a un anciano y a su hijastro y les roban 60 mil pesos


La Capital de Mar del Plata
Tres delincuentes entraron a la vivienda del barrio La Florida cuando uno de los hombres abrió la puerta del patio. Los ataron y les robaron los ahorros. Además, una de las víctimas sufrió un coma diabético por lo que ante la tensión se descompensó y debió inyectarse insulina.

Un anciano de 80 años y su hijastro de 55 sufrieron ayer a la mañana una odisea en su casa del barrio La Florida cuando cinco delincuentes los ataron, los amenazaron con matarlos y les robaron 60 mil pesos que tenían de ahorro y alhajas.

Los ladrones estuvieron más de cincuenta minutos en la casa durante los cuales casi se desata una tragedia. Es que una de las víctimas es trasplantado renal y sufre de diabetes, por lo que ante la tensión sufrida se descompensó y debió inyectarse insulina mientras estaba atado a una cama.

El caso ocurrió ayer a las 9 en una casa ubicada en Eusebione al 1700 del barrio La Florida cuando Carlos Alberto Franck (81) y su hijastro José Marques (55) estaban desayunando. En ese momento, uno de los hombres se levantó y se dirigió hacia la zona del patio, pero al abrir la puerta fue sorprendido por tres delincuentes que lo obligaron a reingresar a la vivienda.

Una vez en el interior, los ladrones llevaron a los hombres hasta una habitación y los ataron con corbatas a la cama.

En ese momento, uno de los delincuentes tomó el celular de una de sus víctimas y llamó a dos cómplices más que llegaron en auto. Estaba vestidos de albañiles. Una vez que los cinco ladrones estaban juntos en la casa comenzaron con la odisea. “Me ponían una cuchilla en el cuello y me decían que me iban a cortar la garganta si no les daba la plata”, le contó Marques a LA CAPITAL. Y no sólo eso: “También decían que iban a secuestrar a mi padre para que les diera todo el dinero que teníamos”, relató. Para evitar que se escucharan gritos, los ladrones pusieron dos televisores a todo volumen. Ante la tensión, Marques se descompensó. “Soy trasplantado renal y tengo diabetes. Por eso me descompensé y le dije a uno de los ladrones que necesitaba inyectarme insulina. Fue hasta la heladera, me la trajo, me desató una mano y me dejó inyectarme”, describió la escena Marques.

Después, los delincuentes continuaron revolviendo la casa y de a poco fueron encontrando los ahorros que sus víctimas tenían ocultos en diferentes lugares. “Nos robaron 10 mil dólares, unos veinte mil pesos y alhajas que eran de mi mamá y mi padre tenía de recuerdo”, detalló Marques.

Una vez que encontraron el dinero, los ladrones dejaron atadas a sus víctimas en la cama y escaparon. “En total deben haber estado cincuenta minutos adentro de la casa, pero fueron tan largos y pasaron tantas cosas que parecían interminables”, le explicó a LA CAPITAL la víctima.

Luego de estar quince minutos atados y de no escuchar más ruidos en la casa, las víctimas pudieron desatarse y realizaron la denuncia al 911, por lo que minutos después efectivos de la comisaria sexta llegaron a la vivienda del barrio La Florida. “La policía llegó rápido y actuó muy bien. Vinieron también de Científica y encontraron algunas huellas”, dijo Marques.

La investigación quedó a cargo del fiscal Mariano Moyano. Según pudo averiguar LA CAPITAL, los dos delincuentes que llegaron últimos a la casa dejaron estacionado un auto a veinte metros del lugar con el que finalmente escaparon tras cometer el robo en la casa del barrio La Florida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s