Los delincuentes tomaron whisky y aspiraron pegamento durante la toma de rehenes en Vicente López


Hoy de La Plata

Los dos delincuentes que ayer tomaron a un matrimonio de rehén en Vicente López se emborracharon con whisky y aspiraron pegamento durante las cinco horas de negociaciones con la policía, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

Los delincuentes, identificados como Darío Hernán Pérez (23) y Cristian Damián Mancuello (19), quedaron hoy formalmente detenidos luego de que la fiscal de Vicente López a cargo del caso, Beatriz Molinelli, pidió la conversión de su aprehensión en detención.

La fiscal les imputa los delitos de “robo calificado por el uso de armas en grado de tentativa, privación ilegal de la libertad agravada y tentativa de homicidio”, esta última calificación por haber herido en un pierna al dueño de casa y anunciar durante toda la negociación que lo iban a matar si no los dejaban escapar.

“El `lo voy a matar` amenazante de uno de los delincuentes hacia el arquitecto fue permanente”, contó a Télam la fuente judicial.

Los voceros revelaron además que ambos delincuentes están domiciliados en la villa La Cava de San Isidro y cuentan con varios antecedentes.

El más grande, Pérez, fue condenado por un Tribunal Oral en lo Criminal de San Isidro y hace pocos meses recuperó la libertad del penal de San Martín, mientras que el más joven, Mancuello, tiene causas en la Justicia de Menores, todas por robo.

Una fuente judicial y dos altos jefes policiales que participaron del Comité de Crisis revelaron hoy a Télam que se trató de una negociación difícil y muy tensa especialmente porque ambos delincuentes estaban drogados y bajo los efectos del alcohol.

“Cuando ingresamos a la casa descubrimos que se habían tomado una botella de whisky y además encontraron `Poxi-ran` y se pusieron a `jalar` pegamento, con lo que no entraban en razones y estaban muy sacados”, contó un jefe policial.

En cuanto a las víctimas, las fuentes identificaron al matrimonio como el arquitecto Marcelo Dyk (50) y Vivian Kemeny (46), y explicaron que ambos desde anoche recibían asistencia médica y psicológica.

El arquitecto llegó al hospital de Vicente López con una herida de arma blanca en una de sus piernas, por las que tuvo que recibir varios puntos de sutura, según detallaron las fuentes.

La fiscal Molinelli indagará a los detenidos mañana, cuando cuente con las declaraciones de las víctimas y todas las actuaciones y el sumario policial que aún se estaba redactando.

El hecho se inició ayer pasadas las 17 cuando los dos ladrones ingresaron a robar a una casa de la calle Madero al 1500, donde no había moradores porque se trata de un lugar de oficinas.

Pero a raíz del alerta de un vecino al 911, llegó el patrullero y los ladrones saltaron a la casa de al lado, ubicada en el 1582 de la misma calle, y tomaron como rehenes al matrimonio Dyk.

El lugar fue rodeado por decenas de policías, se conformó un Comité de Crisis encabezado por el jefe de la policía bonaerense, comisario general Hugo Matzkin, y la fiscal Molinelli, y el diálogo fue encarado por dos negociadores del Grupo Halcón.

Si bien siempre se mostraron los dos ladrones que finalmente fueron detenidos, los delincuentes les decían a los negociadores que en total eran cuatro.

Los negociadores intentaron convencer en todo momento a los asaltantes para que se entregaran e, incluso, para ello acercaron hasta el lugar a la abuela y a la concubina del mayor de ellos, y a la madre del otro, pero aún así, no depusieron su actitud.

Tras cinco horas de tensión, los dos asaltantes salieron con sus víctimas como escudo humano, amenazándolas con un cuchillo al cuello y con intenciones de huir en el automóvil Volkswagen Polo gris del matrimonio.

Los profesionales del grupo Halcón lanzaron dos bombas de estruendo, redujeron, desarmaron y detuvieron a los delincuentes y liberaron a las víctimas.

Las fuentes contaron que durante la toma, los asaltantes tuvieron tiempo de revolver todos los ambientes y cargar en un bolso y una bolsa, dinero y objetos de valor que pretendían robar.

En su poder, fueron secuestrados los tres cuchillos de cocina de la casa que usaron para amenazar a las víctimas, ya que si bien en un momento dijeron tener armas de fuego, no se encontraron revólveres o pistolas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s