"Parodias de juicio y reciclaje de delincuentes que sólo compran pañales para Casa Cuna"


Hoy de La Plata

El magistrado aseguró que el juicio abreviado y la suspensión de juicio a prueba sólo sirven para las estadísticas.

Sobre el escritorio de fina madera, el expediente judicial por la masacre de La Loma es disparador de múltiples reflexiones. Acerca de la administración de justicia bonaerense, el juez Federico Guillermo Atencio asegura que el reciclaje que se produce del reiterante y el reincidente tiene que ver con la prolongación de los juicios. Habló de su presencia en la escena del crimen y cómo la bicefalización entre fiscal y juez dificulta los procesos.
También sostuvo que la reforma falló porque no logró la mentada inmediatez con procesos que demoran muchos más años y que terminan en parodias de juicios, como el abreviado o la probation, a los que definió como mecanismos que sólo sirven para la estadística del Poder Judicial y no para la tranquilidad social.
El magistrado ilustró ese análisis con uno de los temas distintivos en materia de seguridad provincial: los desarmaderos. Atencio adhirió a esa preocupación del gobernador, pero enfatizó que el 70 por ciento de los “proveedores” de los desarmaderos terminan con la probation comprando pañales para la casa Cuna o haciendo tareas comunitarias.
En ese marco, precisó que fiscales y defensores acuerdan penas muy bajas, muy por debajo de las debidas, y que el juez está luego obligado a otorgar. Asegura que el imputado acepta igual la condena para evitar un proceso de varios años.
Con todo, cuestionó la figura de la Policía judicial para reemplazar a la Policía de “calle” y la eficacia de las investigaciones fiscales, en un particular concepto: “la ley de gravedad y la ley del menor esfuerzo”. Polémico, y sin mordazas.

…………………………………………………..

-¿Qué le aportó haber presenciado la escena del cuádruple crimen?
-Yo nunca creí mucho aquello que nos dijeron dos de las autoras de la reforma procesal, “que los jueces de garantías teníamos que ver los procesos y las investigaciones por la ventana”. El juez tiene que estar más informado de lo que ocurre en la causa. No necesariamente tiene que esperar 15 o 20 días a que el fiscal lo sorprenda con el pedido de prisión preventiva para luego tener que dictar en pocas horas un auto de prisión preventiva, algo que va a decidir sobre la libertad de un imputado. Nada menos.

-En otras ocasiones, usted lo ha definido como una suerte de “doble investigación”…
-Y en este caso porque el hecho se conoce a través de los medios. Pero hay otros, como los de la Unidad Funcional de Instrucciones Complejas, que por ejemplo tardan varios años y donde encuentran elementos probatorios como para aprehender, recién ahí envían el requerimiento, y yo tengo 24 horas para convertir esa aprehensión en detención. Que yo me tenga que ver envuelto en el dilema de resolver una cuestión de estas es un problema para mí, pero es un problema muchísimo más grave para el imputado, porque se ve sometido a que yo en 24 horas tenga que resolver nada más y nada menos que la cuestión de su libertad.

-¿Cómo percibe hoy esas reformas que decían, propiciar la oralidad y la inmediatez?
-La única característica con la que se pretende poner a la oralidad por encima de la escrituración es la inmediatez, pero de qué inmediatez podemos estar hablando si los juicios orales se están resolviendo a años vista. Y de qué juicios orales estamos hablando si hoy la estadística marca un 70 por ciento de los procesos que se resuelven por juicio abreviado y por suspensión de juicio a prueba, que son dos parodias de juicio: el defensor y el fiscal se ponen de acuerdo con la anuencia del imputado, y juez está obligado a dictar esa sentencia.

-¿Las condenas son acordes a la gravedad de los delitos cometidos?
-Como juez veo penas acordadas muy por debajo de lo que uno impondría. La pena que se acuerda cuenta con el consentimiento del imputado y, si cuenta con el consentimiento, puede haber dos motivos: que le convenga o que se avenga a la prueba porque sabe que el procedimiento es largo, pero si es ese el motivo, entonces acortemos el procedimiento.

-Se da un círculo vicioso…
-Si el proceso es largo es por una sencillísima razón: porque hay una bicefalización en la investigación que la engorra y la prolonga.

-¿Por qué dice que al imputado le conviene ser condenado?
-La suspensión de juicio a prueba y el juicio abreviado le convienen mucho más a la estadística del PoderJudicial que a la tranquilidad pública. Estamos cansados de ver imputados condenados condicionalmente en juicios abreviados o cuyos juicios fueron suspendidos a prueba del incumplimiento de determinadas condiciones que vuelven a delinquir. Y que podemos llamar en un caso de un juicio abreviado, un reincidente, y en el caso de la suspensión de juicio a prueba, como de todos los excarcelados, un reiterante. El reciclaje que se produce del reiterante y el reincidente muestra que todo esto tiene que ver con la prolongación de los juicios. Se crearon institutos excarcelatorios que se superponen, hablamos de la excarcelación ordinaria, extraordinaria, la alternativa, de la morigeración. Las condiciones para excarcelar son las mismas: los peligros procesales de fuga o el entorpecimiento de la acción de la Justicia. Pero no. El Estado ha necesitado crear institutos excarcelatorios por la vergüenza que le tiene que causar al Estado mantener a un imputado procesado tanto tiempo. Y crear el criterio de oportunidad con la creación de estos institutos que se los llama solución alternativa de conflictos, ¿ahora es un conflicto el delito?

-Se lo pregunto entonces…
-Esto es muy paradójico. El gobernador está preocupado por los desarmaderos. El doctor Casal ha manifestado que el 70 por ciento de los robos de automotores son de vehículos dejados en la vía pública y que el resto son problemas de inseguridad más graves. Los que roban vehículos dejados en la vía pública cometen un delito que está dentro de los delitos susceptibles de que se le suspenda el juicio a prueba. ¿Sabe lo que debe cumplir un imputado para que se suspenda el proceso? Fijar domicilio, someterse al control del patronato de liberados y realizar 48 horas de trabajos comunitarios o comprar pañales para la Casa Cuna. Te puedo mostrar estadísticas, y el gobernador tiene acceso a eso. ¿Se compadece la preocupación que tiene, y por supuesto bien tenida, con los desarmaderos con esta sanción, solución penal, para el proveedor de los desarmaderos, a sabiendas que un desarmadero comporta una asociación ilícita en todos los casos, porque está el que roba, el que desarma, el que vende, el que esconde?

-Las llamadas soluciones alternativas de conflictos son vistas hoy como la vedette del sistema judicial…
-Son aplaudidos por la Procuración para la estadística. Que haya más sentencias ¿a quién beneficia al Poder Judicial y a la estadística, o a la tranquilidad social? Porque insisto: la víctima no es parte, no opina de manera tal que el consenso está entre el fiscal, el defensor y el imputado. Y hay un daño peor: no estamos en un sistema acusatorio puro. El fiscal pertenece al Ministerio Público y sería bastante raro que la directiva de la Procuración para la realización de los abreviados sea distinta para el fiscal que para el defensor. Es decir, que le digan al fiscal “propong” y al defensor “no acepte”. Sería una contradicción.

-¿Por qué considera que en los veredictos se dan cada vez más absoluciones y más errores en la investigación?
-Si tenés un fiscal que investiga y un juez que resuelve y un plazo para la investigación, vencido ese plazo, el fiscal va a elevar con lo que tiene. Porque yo conozco dos leyes que se cumplen inexorablemente -y esto no significa hablar mal de los fiscales-, la ley de la gravedad y la ley del menor esfuerzo. Las demás leyes se pueden cumplir o no, pero esas dos, se cumplen a rajatabla. Si a un fiscal le dan la posibilidad de investigar hasta un determinado tiempo para que otra persona, un juez, resuelva con lo que ese fiscal investigó, terminado el plazo, le pasa hasta donde llegó y que el juez resuelva. Ahora, si a uno le dan la posibilidad de investigar para que la prisión la dicte cualquier otro, podría llegar a conformarme con menos esfuerzo, tal vez…

-¿La Policía judicial podrá aportar alguna solución?
-La instrucción policial que se le pueda dar a quien no es policía, para que no investigue la Policía y pasen a investigar éstos, que además van a recibir la instrucción de policías. Digo, ¿el policía es corrupto por ser policía o el policía es corrupto porque tiene la posibilidad de resolver algunas cuestiones que le son inmediatas?

-Diría lo segundo.
-Lo segundo… Yo también diría lo segundo. Y si cambiamos de sujeto: ¿quién no garantiza que no pase lo mismo con los abogados? Lo que pasa es que si vamos a actuar, lo que debe haber es controles, no desconfianzas.
Si hay un control, las posibilidades de corrupción se van acortando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s