CLARIN Lo matan para robarle una pileta de lona

Tres delincuentes ingresaron a una casa de Florencio Varela con fines de robo pero el dueño de la vivienda los descubrió y lo asesinaron a puñaladas.
Un hombre fue asesinado a puñaladas por tres delincuentes que asaltaron su casa del partido de Florencio Varela y aparentemente pretendieron robarle la pileta de lona que se hallaba en el patio delantero.

Según informaron fuentes policiales, el hecho ocurrió en las últimas horas en una casa en jurisdicción de la comisaría 2ª de Florencio Varela y por el crimen hay tres personas identificadas, una de ellas un vecino de la víctima.

Según las fuentes, todo comenzó cuando el dueño de casa escuchó que alguien había saltado las rejas e ingresado al patio de su casa, por lo que salió a ver qué pasaba armado con una cuchilla de cocina.

Aparentemente, al descubrir a los ladrones que pretendían robarle la pileta de lona, el hombre se resistió y comenzó a forcejear con los asaltantes. En medio de la lucha, uno de los agresores le arrebató la cuchilla y lo apuñaló en el tórax.

Los delincuentes decidieron escapar del lugar y el hombre herido fue auxiliado por su esposa y por otros vecinos, quienes lo llevaron a un centro asistencial de la zona, donde finalmente murió.

En tanto, personal de la comisaría 2ª realizó ya tendría identificados a los tres jóvenes que participaron del robo, por lo cual aguardaban para las próximas horas distintas órdenes de allanamientos.

(Télam)

Anuncios

PERFIL Nación y Provincia pidieron informes sobre Luciano Arruga, pero la causa sigue demorada

La Rosada contactó a la fiscal en 2010 y el caso no avanzó. Las citas con CFK y Scioli que no se dieron. La comparación con Candela. Dónde estarían los restos.
La Rosada contactó a la fiscal en 2010 y el caso no avanzó. Las citas con CFK y Scioli que no se dieron. La comparación con Candela. Dónde estarían los restos.

Ver Comentarios

Por Diego Gueler (*) | 28.01.2012 | 16:40

Tras la desaparición del joven Luciano Arruga hace tres años, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le pidió respuestas al gobierno argentino. Por ese exhorto, un secretario de Cristina Fernández de Kirchner le solicitó a la fiscal de La Matanza, Cecilia Cejas, que le efectuara un informe sobre la investigación. Lo mismo hizo el Ministerio de Seguridad bonaerense. Pero la pesquisa avanzó muy poco y no hay detenidos.

A su vez, los familiares de Luciano Arruga pidieron ser recibidos por la Presidenta, pero nunca obtuvieron respuesta. El gobernador Daniel Scioli los convocó, pero según recordó a este portal Vanesa, la hermana de Luciano, “los dejó dos horas esperando” y al final un asesor del gobernador les comunicó que “se quedó sin agenda”.

“Esto demostró su falta total de interés”, opinó.

A mediados de 2009, finalmente, los recibieron los entonces ministros de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, y el de Justicia, Ricardo Casal. La reunión terminó a los gritos y la hermana y la madre de Luciano tuvieron que retirarse. La familia se quejó porque los ocho policías sospechados de torturar y matar a Luciano siguieron en funciones y ninguno siquiera imputado por la Justicia.

Por su lado, fuentes del Ministerio de Seguridad aseguraron a Perfil.com que la cartera “siempre estuvo a disposición de la familia. Junto con ellos y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) avanzamos con el cierre del destacamento policial. Siempre se mantuvo una permanente disposición, incluso la Auditoría de Asuntos Internos de la bonaerense dio cumplimiento con las órdenes de los fiscales”.

Sin respuesta. Uno de los abogados de los Arruga, Juan Manuel Combi (otros los provee el CELS) precisó que él y los familiares fueron recibidos cinco meses después de la desaparición por Luis Alén, asesor del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde. “¿Si hubo respuesta? Sí, un spot de TV en que Arruga aparecía como un chico perdido. Una vergüenza”, disparó el letrado.

Perfil.com quiso obtener una contestación de esa Secretaría de Presidencia, pero no respondieron los llamados.

El abogado de la APDH también se lamentó que “el Estado no haya hecho nada por Luciano Arruga” en tres años y que en el caso Candela “hubiera cámaras de TV y el mismo Scioli en persona”, pero en el causa Arruga “no hayan dispuesto un solo helicóptero”.

Obras sobre sangre. A 500 metros del destacamento policial donde el joven de 16 años habría sido torturado, y a menos de 1 km de donde vivía, se encuentra el Monte Dorrego. En ese descampado, un perro entrenado olfateó sangre de la víctima y habría una esperanza de que allí estuvieran sus restos.

Sin embargo, en ese mismo terreno hoy están siendo edificadas viviendas del Plan Federal a cargo del Ministerio de Planificación de Julio de Vido. El georadar, que a la fiscalía le costó meses obtener, pudo observar la remoción de tierras por las obras. Ahora, la red de cloacas obstaculizan casi por completo el hallazgo de eventuales restos humanos.

(*) De la redacción de Perfil.com.

LA NACION El "plan ilegal" para frenar la inseguridad

Un fiscal de Dolores reveló cómo un grupo de policías, homicidio de por medio, calmaba los reclamos por delitos en la costa en 2011
Por Gustavo Carabajal y Gabriel Di Nicola | LA NACION
Las sospechas sobre el móvil del homicidio son claras y alarmantes. Para la Justicia, uniformados de la policía bonaerense acribillaron a un informante para generar prensa y descomprimir la sensación de inseguridad que se vivía en el partido de Pinamar los últimos días de diciembre de 2010 y los primeros días del año pasado.

Así lo sostuvo el fiscal de Dolores Gustavo García en la investigación del homicidio de Andrés Lezcano, de 38 años. Por el crimen, ocurrido el 2 de enero del año pasado en Valeria del Mar, hay cinco policías, entre ellos un subcomisario, procesados con prisión preventiva.

El asesinato de Lezcano se presentó como un exitoso operativo contra la delincuencia que por esa época azotaba en Pinamar. Pocas horas después de los hechos, el propio gobernador Daniel Scioli, rodeado de jefes policiales, aseveró: “Vamos a ser muy enérgicos y rigurosos en la aplicación de la ley dentro del Estado de Derecho y dentro de lo que es mi lucha por no permitir que a las familias que hacen el esfuerzo de armar sus vacaciones, ningún delincuente se las arruine”.

El caso, en un primer momento investigado por el entonces fiscal de Pinamar Cristian Centurión, no avanzaba, pero cuando el expediente pasó a manos del fiscal García, la causa tuvo un giro: el 6 de este mes el subcomisario Claudio Arnouk, el principal Jorge Alday, el inspector Diego Palacios, el principal Ariel Pantolone y el subteniente Guillermo Aranda fueron detenidos acusados de homicidio agravado.

Fuentes judiciales informaron a LA NACION que a fines de enero del año pasado un informante de la policía declaró como testigo ante el fiscal Centurión y afirmó: “La gente de Drogas Peligrosas de la costa me contó que uniformados de la Sub Delegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI) de Villa Gesell habían armado el asesinato de Lezcano”.

En el momento de los hechos investigados, el jefe de la Sub DDI de Villa Gesell era el subcomisario Arnouk.

Centurión no avanzó en esa dirección. El informante que declaró como testigo fue denunciado por Palacios por extorsión y amenazas. Según consta en la denuncia, el informante le pidió dinero a Palacios para no involucrarlo en la causa.

Después de ser detenidos, los cinco policías acusados se negaron a declarar ante García. En su investigación, a la que tuvo acceso LA NACION, el fiscal sostuvo: “En represalia por haber gastado el dinero que le habían entregado para recuperar los chalecos antibalas y el equipo de radio, que días antes le habían sustraído a personal policial afectado al Operativo Sol, o para generar prensa y descomprimir la sensación de inseguridad que se vivía en el partido de Pinamar en los últimos días de diciembre de 2010 y los primeros días del año pasado, Arnouk, Alday, Pantolone, Palacios y Aranda planificaron dar muerte a Lezcano”.

Según el expediente judicial, los uniformados tuvieron la colaboración de una mujer que vivía en Esposa 1405, en Valeria del Mar. Era la casa donde se iba a simular el robo que iba a terminar con la vida de Lezcano.

Según la investigación de García, el 2 de enero del año pasado, Palacios pasó a buscar a Lezcano por la pensión donde vivía en Villa Gesell para llevarlo a Valeria del Mar. Según el expediente, al informante le entregaron una bolsa de nylon con cocaína. Debía decir que la había comprado en la casa de Espora 1405.

“Cuando salió de la propiedad, Lezcano recibió cuatro balazos por parte de dos hombres que lo esperaban a la salida”, afirmó García, quien identificó a los autores de los disparos como los policías Aranda y Pantolone.

Según afirmó el representante del Ministerio Público, Aranda y Pantolone contaron con la colaboración de Arnouk, Palacios y Alday, quienes “le brindaron la cobertura necesaria para que no corrieran ningún riesgo y asegurar el resultado de lo planificado”.

No sólo simularon que todo había ocurrido durante el robo a una casa y que Lezcano había sacado un arma para dispararles, según el fiscal “algunos de los policías” evitaron que un médico, que llegó al lugar, asistiera rápidamente a Lezcano. “Impidieron que lo trasladaran con la urgencia que el caso requería diciéndole falsamente al médico que Lezcano había fallecido”, sostuvo el fiscal al revelar la trama oculta del homicidio del informante..

Un efectivo de la Federal fue herido de bala al intentar identificar a dos sospechosos


Online 911

Sufrió un disparo en el hombro y se encuentra internado fuera de peligro. Los ladrones escaparon tras el tiroteo. Ocurrió en el barrio porteño de Villa del Parque.

Un efectivo de la Policía Federal fue herido de bala al tirotease con dos hombres cuando pretendía identificarlos en el barrio porteño de Villa del Parque, informaron fuentes policiales a Online-911.

Los hechos se desarrollaron esta madrugada en Marcos Sastre y San Nicolás, donde un agente de la comisaría 45 fue baleado en un hombro por los delincuentes, quienes tras el enfrentamiento huyeron.

Al parecer, el policía advirtió la actitud sospechosa de los dos hombres que tripulaban un automóvil Volkswagen Gol y pretendió identificarlos.

En ese momento fue agredido con varios balazos, por lo que respondió con su pistola calibre 9 milímetros

El agente resultó herido de un balazo en el hombro izquierdo mientras que los ladrones escaparon en su auto.

El policía fue trasladado en una ambulancia al hospital Vélez Sarsfield y luego derivado al Churruca-Visca, en donde permanece internado fuera de peligro

Balean a policía al resistirse al robo de su moto en Florencio Varela


Online911

Fue atacado a tiros por una pareja de ladrones anoche en la calle Perón al 6200. El efectivo del cuerpo de Infantería fue derivado al hospital El Cruce, en donde fue operado. Los delincuentes, que pretendían el vehículo, escaparon sin robarle nada.

Un efectivo de la Policía Bonaerense que se movilizaba en una moto fue baleado por una pareja de delincuentes durante un intento de asalto ocurrido anoche en la localidad bonaerense de Florencio Varela, informaron fuentes policiales a Online-911.

Los hechos ocurrieron en la avenida Perón al 6200 de la mencionada ciudad cuando el numerario policial fue atacado por un hombre y una mujer, que pretendían robarle el vehículo.

Según una de las hipótesis, los delincuentes dispararon luego que el efectivo –que estaba de civil y de franco- se identificó como policía.

Uno de los disparos hirió al efectivo del cuerpo de Infantería de la Bonaerense, que rápidamente fue derivado al Hospital El Cruce de Varela, en donde fue operado y permanece internado “fuera de peligro”.

En tanto, los ladrones escaparon y por ahora no fueron detenidos, pese a los rastrillajes policiales realizados.

Le pegaron tres tiros pero antes de morir dijo el nombre de su asesino


Online-911

La víctima es Alexis Céparo. Tenía 22 años y fue asesinada el sábado pasado en Cerrito, una pequeña población de Entre Ríos. El principal sospechoso es Adrián Molaro, un ex compañero de escuela que tiene pedido de captura nacional e internacional.

El crimen de un joven de 22 años en Cerrito, una pequeña localidad de Entre Ríos, despertó una enorme conmoción. Alexis Céparo -de él se trata- fue asesinado de tres disparos el sábado pasado y antes de morir llegó a decir que su agresor fue un ex compañero de escuela.

Fuentes policiales reconocieron que el principal sospechoso fue identificado como Adrián Molaro, sobre quien pesa un pedido de captura nacional e internacional.

Los voceros confiaron que Molaro habría abandonado su auto en la Terminal de ómnibus de La Paz, Entre Ríos, y que podría haber abordado un micro en dirección a la provincia de Corrientes.

En el interior del coche, los investigadores hallaron tres armas calibres 40 y 44.

Según las pericias los proyectiles que mataron a Céparo son de una Magnun 44 Smith and Wesson, similar a la que mostraba el sospechoso en su perfil de Facebook.

Una de las armas encontradas en el auto tenía tres balas que habían sido disparadas.

Según sus allegados, Molaro trabaja en una empresa de construcción, es poco sociable y muy solitario. Vestía siempre de negro o con colores oscuros y pasaba muchas horas encerrado.

Por su parte, el padre de la víctima aseguró que su hijo era “un pan de Dios” y “no tenía maldad con nadie”.

“Estamos sufriendo una película de terror”, declaró Luis María Céparo, quien agregó que “estamos como un sueño, no terminamos de despertar”.

El hombre confirmó que su hijo, antes de morir en el hospital de Paraná donde fue internado tras ser baleado, confirmó que la persona que lo agredió era Adrián Molaro, sobre quien pesa una orden de captura nacional e internacional.

En declaraciones a TN destacó que confía en la Policía y que quiere dormir tranquilo: “Confiamos que la policía pronto, pronto llegue a dar con su paradero para que se haga justicia. Nosotros solamente queremos que mi hija, mi familia, mis amigos, mi pueblo pueda dormir tranquilo toda la noches”.

Además, enfatizó que Alexis nunca le había comentado que hubiera tenido una discusión con el presunto agresor: “No tenía maldad con nadie. Estamos sufriendo una película de terror”.

Asaltan a una anciana y a sus tres nietos en una casa en La Plata


Online-911

Ocurrió ayer a la tarde. Una jubilada se encontraba durmiendo mientras sus nietos se encontraban en otra habitación. Los jóvenes fueron sorprendidos por delincuentes que aparecieron en el dormitorio. El ladrón amenzó a la anciana con secuestrar al nieto, de 13 años, si no le entregaba dinero

Diario El Día

Una jubilada de 69 años se encontraba en la tarde de ayer durmiendo en su habitación de una vivienda ubicada en inmediaciones del hospital San Martín, donde además conversaban en otra cama sus dos nietas, de 15 y 18 años, con otro nieto de 13, quienes viven en la provincia de San Juan y habían venido a visitarla.

La tranquilidad de ese momento se trastocó cuando, sin que supieran cómo, un delincuente se presentó en el dormitorio y, tras intimidar a las jóvenes, despertó a la dueña de la casa, ubicada en la calle 2 entre 71 y 72, al numeral 1931, con la coartada de que “las nenas están descompuestas”.

Entre aturdida y sorprendida por el abrupto despertar y, la frase que oyó de boca del desconocido, cuando quiso saber otros detalles, se encontró con la real situación de lo que allí estaba pasando: inesperadamente había comenzado un robo en su propio domicilio.

“TENEMOS CHORROS A DOMICILIO”

Un rato más tarde, la jubilada damnificada, Lidia López (69), le contó a EL DIA que “aún no lo puedo creer, porque se metieron en mi casa para robar a las cuatro y diez de la tarde. Ya hemos llegado al extremo de que tengamos chorros a domicilio”.

“El que se metió en mi dormitorio tendría entre 25 y 30 años, pero después entró uno que lo acompañaba. Estaban con un arma de fuego y me pidieron plata y alhajas. Les advertí que si me moría por el disgusto iba a ser por culpa de ellos”, reveló.

Y puntualizó que “revisaron todo y me robaron 2.000 pesos, anillos de oro, un reloj y a mi nieta de 18 años su teléfono celular”.

AMENAZA DE SECUESTRO

Asimismo, López hizo saber que el momento más dramático de los 10 minutos en que se desarrolló el asalto fue cuando “me amenazaban con que les entregue más dinero y cosas de valor, porque de lo contrario me iban a llevar a mi nieto de 13 años”.

Por su parte, Evelyn Vasconcelo (18), una de las nietas, relató que “pasamos un momento muy feo. A mí uno de los ladrones me quiso asfixiar con una camisa y llegó a arrinconarme contra la pared y un armario. Por suerte se tranquilizó y me ordenó que me acostara en la cama y no lo mirara. Y como le supliqué que no le haga nada a mis hermanos, me aseguró que no lo haría y cumplió”.

“Pero el que la pasó muy mal fue un muchacho que vive en la parte de atrás de la casa de mi abuela, porque escuchó mis gritos y cuando vino a ver qué ocurría le dieron varias trompadas y lo golpearon además en la cabeza con el control remoto del televisor”, apuntó la joven conmovida por el traumático episodio que afrontó toda la familia.