Marcharon en San Fernando por la docente desaparecida


Hoy de La Plata

El hijo adolescente y los hermanos de Silvia Prigent, la docente desaparecida hace cinco días en el norte del conurbano bonaerense, encabezaron una marcha para reclamar su aparición sana y salva, en la que, en cambio, no estuvo su marido Daniel Sfeir.

En declaraciones previas, Sfeir negó haber discutido con su esposa y desmintió que de su casa falten 18.000 pesos como dijo algún medio informativo.

El esposo, que lleva 23 años casado con Silvia, aseguró que la relación matrimonial es buena.

Sfeir no estuvo en la marcha pero participó en cambio en la revisión minuciosa de las filmaciones de cámaras de seguridad del Municipio de San Fernando.

“El monitoreo se hizo ayer junto con el marido durante unas tres horas y dio resultado negativo”, dijo a Télam Aldo Arrigoni, subsecretario de Protección Ciudadana de San Fernando.

Por su parte, la familia originaria de la docente está convencida de que Silvia no se fue de su casa por propia voluntad.

“Ella tenía adoración por su hijo, nunca lo habría dejado solo”, dijo una de sus hermanas.

Esta noche, quienes acudieron a la marcha, más de 200 personas, se congregaron en la plaza del Canal San Fernando y luego, coreando “Justicia, justicia”, recorrieron un kilómetro hasta la comisaría local.

En la columna se notó la participación de la comunidad educativa del Instituto San José, de Tigre, donde Silvia ejerce como docente. “Señorita Silvia, te estamos buscando”, decía uno de los carteles; “todos unidos por Silvia Prigent”, rezaba otro.

“Se investiga por todos lados, cualquier dato o indicio que alguien pueda aportar será bienvenido”, dijo, emocionado, Daniel Prigent, único hermano varón de la docente buscada.

Silvia, de 50 años, vive con Sfeir y el hijo de ambos, Nahuel, de 14 años, en Juan Domingo Perón 220, de San Fernando.

La mujer al salir sola de su casa el 29 de diciembre a las 18.30 le dijo a su hijo que iba a hacer unas compras y que en seguida volvía, según el relato familiar.

Llevaba el pelo recogido y vestía “de entre casa”, con un vaquero, una musculosa floreada y zapatillas. No llevaba cartera sino una bolsa y se presume que también su teléfono.

En la calle se cruzó sucesivamente con dos personas, que la saludaron y la vieron distendida y sonriente, como era habitual.

Por última vez, la vieron en Colón y Tres de Febrero, junto al canal San Fernando, donde aparentemente esperaba el colectivo.

Silvia no regresó ni volvió a saberse de ella. La familia intentó comunicarse con su celular, sin resultado.

El esposo denunció el caso a la Jefatura Distrital San Fernando de la Policía Bonaerense, a cargo del comisario inspector Miguel Maccario.

Interviene el fiscal Marcelo Fuenzalida, de San Isidro, especializado en investigaciones de trata de personas y delitos conexos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s