DIARIO EL CHUBUT Personal del Hospital reclamó mayor seguridad ante agresiones y robos


00:11LUEGO DE LOS HECHOS LA FISCALIA ESTUVO AUSENTE / En una reacción sin precedentes, todo el personal del Hospital Zonal de Trelew, salió a la calle a reclamar por seguridad, frente a los hechos ocurridos en la noche del miércoles, cuando allegados y amigos de un joven que ingresó al nosocomio en estado agónico como consecuencia de varios disparos en su cuerpo, falleció mientras recibía atención médica.
Esta situación generó un verdadero caos dentro del hospital, el miércoles alrededor de las 21, cuando presuntos familiares y allegados del occiso, en una actitud demencial, atacaron al personal de guardia, rompieron puertas, vidrios y elementos relacionados con la atención médica. La agresión física la recibió el personal médico que en desesperado esfuerzo trató de salvarle la vida al joven que fuera identificado como Gastón Montenegro, quien fue baleado en circunstancias que caminaba junto a su pequeño hijo, en inmediaciones de las calle Pietrobelli y Nicaragua en el barrio Oeste de Trelew. Hasta ayer, la policía no había dado con ningún sospechoso.

TODOS EN LA CALLE
En la mañana de ayer, alrededor de las 9, personal del hospital, médicos, enfermeras, administrativos y mucamas, junto a sus respectivos jefes de áreas y del propio director del nosocomio, Jorge Vecchio, participaron de una asamblea donde se analizó la situación, en un ambiente de bronca y dolor por los destrozos originados en el interior, finalmente el personal decidió salir a la calle a manifestar esta angustia y miedo, como consecuencia de la indefensión en que desarrollan sus tareas, en cualquier horario laboral, pero especialmente cuando cae la noche, en una ciudad que paulatinamente se ha vuelto violenta.
La policía y, posteriormente, los refuerzos que actuaron en la noche del miércoles, no pudieron impedir los destrozos en la propiedad del estado y el robo de las pertenencias de los pacientes y familiares que en ese momento se encontraban en el hospital. Menos aún la detención de quienes provocaron tales desmanes y que fueron individualizados.

CON LAS MANOS ATADAS
Según comentó el personal que en ese momento se encontraba cumpliendo sus tareas en la guardia, los cuatro policías que estaban en principio en el lugar, más los que arribaron a los pocos minutos como refuerzo, actuaron con cierta pasividad «para evitar que después haya más problemas y vengan a romper la comisaría».
Luego de los hechos, y con un hospital en sus accesos sin vidrios y computadoras destrozadas luego de haberlas golpeado contra el piso, incluyendo puertas destrozadas y violentadas hasta donde ingresaron los iracundos allegados de la víctima, no apareció ningún fiscal para interiorizarse de los graves daños a los bienes de la comunidad. Se sintió decir que «la justicia vive en otro mundo, están ajenos a lo que sucede a su alrededor, la otra pata de la seguridad en Trelew, está totalmente ausente».
«ESTO NO DA PARA MAS»
El jefe de Guardia del Hospital Zonal de Trelew, Paulo Taurelli, relató los hechos ocurridos en la noche del miércoles. «Para nosotros fue un día más, pero esta vez, pasó a mayores y tomó estado público porque se trató de un herido con arma de fuego, en estado muy grave. Se lo trajo al hospital, en la guardia se lo atendió, se lo trató de estabilizar, pero el paciente falleció. Cuando se trata de un herida de bala en la cabeza, cuando rompe el cuero cabelludo e ingresa al cráneo, es casi insalvable, sin embargo, se hizo todo lo que se podía hacer, se lo trató de estabilizar, pero en el intento, se murió. Luego hubo que salir a decirle a los familiares lo que había sucedido y vino la reacción, no sé si de los familiares o allegados que comenzaron a correr, a patear y a romper todos los vidrios. Rompieron las computadoras de la Mesa de Entrada, lastimaron a las señoras que estaban en ese lugar».
Taurelli dijo que los médicos que en ese momento estaban atendiendo las urgencias, específicamente, estaban atendiendo niños, «tuvieron que esconder a los chiquitos bajo las mesas, cerrar todo y esconderse para evitar que sean agredidos. Los pacientes tuvieron que salir corriendo a la calle, con collares cervicales puestos, todo un desastre».
Visiblemente molesto por todo los sucedido, el Dr. Taurelli, dijo que quienes trabajan en el hospital viven una realidad distinta al resto de la población, «cuando todos se sientan a cenar o a mirar tele, nosotros estamos en pleno trabajo y en esas horas como en la madrugada, puede pasar cualquier cosa. Estamos solos, yo puedo asegurar que hace cuatro meses atrás, uno se sentía bastante respaldado cuando salía una ambulancia, por ejemplo, porque directamente desde la ambulancia se hablaba con el personal policial y salíamos en forma paralela, ellos llegaban siempre al lugar para proteger la situación, para proteger al equipo de salud y ahora no se viene dando, nos dejan solos, yo no sé si es por falta de personal», y añadió que a su entender, «aquí hay una falta de planificación, convengamos que se están haciendo obras muy grandes, pero hay una condición social muy grave en la ciudad y en el valle. Muchas cosas que le está sucediendo a la gente, la vuelcan a acá, lamentablemente los receptores somos nosotros».
Esta manifestación se originó en forma espontánea, los médicos de guardia que se encontraban en el lugar, estaban atentos a cualquier llamado por alguna salida. «Somos los únicos que atendemos a la población, atendemos los accidentes de la Ruta 3 y 7, velamos por la salud de otras personas, pero ahora nosotros queremos velar por nuestra propia salud y seguridad».

REHENES DE LA PREPOTENCIA
Durante la manifestación y cuando el intendente de la ciudad salió a la calle para escuchar al personal del hospital, un enfermero le comentó que el lunes por la noche, «el jefe de guardia, fue duramente amenazado por cinco personas y obligado a trasladar a un familiar a Rawson, porque en Trelew no había cama. Fue obligado bajo amenaza a subirse a la ambulancia con el familiar y custodiado adelante y atrás con vehículos particulares, tuvo que llevar al enfermo al Santa Teresita, donde previamente había pedido una cama». Agregó, el trabajador de la sanidad, que «bajo estas condiciones de inseguridad, jamás se puede trabajar» y muchas veces son pacientes con obra social, «no van a apretar a las obras sociales, sino al personal del Hospital», finalizó diciendo.

http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=ARG&pagina=http://www.elchubut.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s